lunes, 30 de agosto de 2010

Adios al punk


"Empezó a publicar a los 38 años, pero de un modo arrollador: parte de la generación vanguardista, bohemia y lacaniana de fines de los ’60, era un publicista exitoso en plena dictadura cuando ganó el Premio Coca-Cola con Mis muertos punk (1979) y empezó un nuevo capítulo en la narrativa argentina. Sus libros de cuentos (Música japonesa, Ejércitos imaginarios, Pájaros de la cabeza, Restos diurnos) entendieron como pocos la vida cotidiana bajo la dictadura y la transición democrática. Los pichiciegos (1982), escrita durante la guerra, se cuenta entre las mejores novelas bélicas del siglo. Sus artículos periodísticos envolvían en provocación un desafío lúcido a los lugares comunes del pensamiento. Sus poemas lo mostraban inquisitivo ante el extrañamiento de la vida. Y sus novelas, sobre todo las publicadas a partir de Vivir afuera (1998), como un bisturí sociológico de la Argentina. Además, su editorial La Tierra Baldía alentó a los poetas y escritores más radicales de su época. Pero siempre su obra y su mirada estuvieron puestos en rasgar el complejo velo de palabras que cubre ese lugar en el que vivimos y que llamamos realidad. La semana pasada, Rodolfo Enrique Fogwill, el escritor que quiso convertir su nombre no sólo en adjetivo sino también en marca, murió a los 69 años. Radar lo despide a través de amigos, escritores y lectores de la obra que dejó."

La muerte según Fogwill Por Vera Fogwill
69 Por Juan Ignacio Boido
Despiadado West por Alan Pauls
Música Por Maria Moreno
Fogwill, o algo por el estilo Por Eduardo Grüner
El último pichiciego Por Carlos Gamerro
 Memoria de paso Por Luis Chitarroni
Fin de fiesta Por Gustavo Nielsen
Pan ha muerto Por Jorge Accame
Oraciones a nada Por Daniel Freidemberg
El maligno Por Horacio González

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada